Una breve videonarración de la vida de una persona —o de la tuya propia—, puede ser la película más inspiradora, emotiva y cautivadora que hayas mirado.

 

Creamos pequeñas películas de vida, a manera de espejos, para reflejarte, para que te conozcan y para que conozcas a otros. Es una manera emocionante de conocer a la gente y para que las personas cuenten quiénes son, qué quieren, qué temen, qué han hecho, qué les falta, qué pendientes tienen, qué fantasías.

100 años vuelan: la historia de María de la Luz Herrera Ramírez